Día 2 (Museo Navarro Santafé y Teatro Chapí)

MUSEO NAVARRO SANTAFÉ

¡La aventura por Villena continua!

11:00

Antonio Navarro Santafé nació en Villena un 22 de diciembre de 1906, en el seno de una familia muy humilde y numerosa. Eran 9 hermanos, y los mayores emigraron a Argentina, buenos Aires, desplazándose el pequeño Antonio, con tan sólo 7 años, a Madrid.

PC010024.JPG

Los conocemos principalmente por sus esculturas, ya que fue un gran artista escultor español, con una extensa y emblemática obra, digna de mencionar.

Falleció en el 1983, mismo año en que se abrieron las puertas al Museo, bautizado con su nombre. Estudió en Madrid, y al abrirse el Museo gran parte de sus obras fueron trasladadas a Villena, donde actualmente podemos disfrutarlas y comprender toda su importancia.

Este museo es en realidad la casa de su esposa Celia, 20 años más joven que el escultor. Fue un flechazo, amor a primera vista, donde el padre de la chica no estuvo muy conforme debido a la diferencia de edad.

Algunos de sus proyectos resultaron más ambiciosos, como el caso del Monumento a Ruperto Chapí, personaje con quien tuvo muy buena relación. En el museo encontramos un dibujo de la primera propuesta sobre el mencionado monumento, que nunca llegó a construirse. Se trataba de una columnata doble gemela, con el monumento situado en la parte central.

La primera sala que visitamos es la “sala de los caballos”, situada a la izquierda de la puerta principal. En ella, bocetos, fotografías de esculturas originales, y varias maquetas esculpidas en bronce con diferentes posturas, nos dan la bienvenida. Nos llama la atención, por su cuidada anatomía y naturalidad, la maqueta “Monumento al Caballo”, con un caballo y una yegua en movimiento (obra original, de 18 metros de altura, inaugurada el 30 de octubre de 1970 en Jerez de la Frontera). Esta maqueta contrasta mucho con el toque arcaico que emplea en el “Caballo del Cid Campeador”, otra pequeña maqueta del gran artista. En el centro de esta primera sala, un par de escalones nos traslada a su segunda parte, llamándonos la atención un enorme busto de Ruperto Chapí, como homenaje a este genial músico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antonio Navarro Santafé, como vamos observando durante nuestra visita, cultivó una temática muy diversa. Alrededor del busto de Chapí, nos encontramos con su imaginería de vírgenes y santos, compuesta por fotografías también, así como algunas esculturas elaboradas en yeso patinado.

Continuando el recorrido, un busto suyo y otro de su esposa Celia nos recuerda al “Felipe y la Mari Pepa” obra de Ruperto Chapí. Como nota anecdótica, el busto de Celia fue un regalo que el escultor le hizo a su esposa, más económico y personal que comprarle un abrigo de pieles como ella quería en un principio.

Si esto fuera poco, una maqueta del retablo de la iglesia de Santiago le fue encargado, cuando se perdió el retablo mayor (no cabe duda de la destreza y fama que iba adquiriendo con el tiempo).

Otra obra que no podemos dejar pasar es el famoso “Oso y el Madroño”, con su múltiples versiones (encargados por su importancia heráldica). El más conocido se encuentra en la puerta del Sol de Madrid, realizado en piedra y bronce, e inaugurado el 19 de enero de 1967.

PC010046.JPG

Santafé fue también un gran aficionado a la caza. Ciervos, rebecos, jabalíes, corzos, gamos, cabras hispánicas son sólo algunos de los animales silvestres que esculpió, con una anatomía y pelajes perfectamente definidos.

La segunda sala que visitamos está dedicada al mundo del toreo. En el centro, Manolete toreando al natural obra forjada en cobre galvánico, y a su alrededor, gran cantidad de escenas de combate de toros con sus pases (farol, estatuario, chicuelita, juego de landerillas, pase Manoletina, derechazo…).

Y es que como vemos, a Navarro nada se le resistía (caza, pesca, toros, sala ecuestre, temas religiosos, bustos de personalidades, incluso el Águila con la que ganó el concurso de RENFE, siendo bautizada una de sus locomotoras como Santafé.

Por último, apreciamos en la “Sala de los Bustos” algunos conocidos personajes como el doctor Faustino, el poeta Ochaeta, la revoltosa entro otros, llenos de realismo y bien proporcionados.

TEATRO CHAPÍ

13:00

Antiguamente, antes de haber teatro en Villena, los cómicos ambulantes se encargaban de entretener a la gente. El primero con el nombre de Chapí en Villena se erigió el 20 de junio de 1885, tras haberse construido otros edificios anteriormente. Este teatro, conocido como teatro-circo, coliseo o teatro Chapí, se trataba de una arquitectura lúdica, pero fue derribado en 1909 debido a su mal estado.

El 9 de diciembre de 1883 se acordó presentar los planos de este teatro en el Ayuntamiento, para su aprobación, y a partir del 1891, ya construido desde el 85, se hicieron varios arreglos antes de ser derribado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No es hasta el 5 de Diciembre de 1925, con la obra de “La Tempestad”, zarzuela de Ruperto Chapí Lorente, cuando se inaugura el nuevo teatro que conocemos actualmente. En estas fechas, había una diferenciaciones entres las clases más y menos pudientes, en cuanto a que éstas últimas entraban por los laterales del teatro.

Su construcción comprende una diversidad de estilos arquitectónicos, comenzando con el cuerpo escénico y los laterales, todo financiado por el pueblo, diseños del famoso arquitecto José María Manuel Cortina, modernista historicista de vertientes neoárabes.

Desgraciadamente, la falta de fondos detuvo el proyecto, que fue posteriormente continuado por los hermanos Garín, también arquitectos, responsables de la fachada principal.

Para conocer mejor el teatro, conviene saber más sobre Ruperto Chapí. Tenía varios pianos, que se encuentran actualmente en estado permanente en este precioso teatro.

En cuanto a su vida, el compositor proviene de una familia  muy humilde, con su padre barbero. Aprendió a solfear antes que a leer. A temprana edad, viajó a Madrid, donde estuvo viviendo una temporada. Al poco de su estancia allí, valoraron su genio y le concedieron un Erasmus en Roma, lugar donde conocerá la Ópera (España la Zarzuela, aunque en su caso se diferenciará por ciertas connotaciones operísticas que imprimió Ruperto).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la segunda sala, un gran mural que se encontraba en el cine imperial, realizado por un pintor veneciano, pintado en óleo sobre placas de yeso. Representa la historia de los reyes católicos, observando en el margen superior izquierdo del mural, los tres escudos reales.

Ya en el patio de las butacas. La butacas son fijas, excepto las dos primeras filas, situadas sobre una plataforma móvil que asciende y desciende (tecnología del teatro).

En cuanto al proyector del teatro, lleva unos 60 años proyectando. En la planta superior, hay una vitrina dedicada al político Joaquín María López, que llegó a ser presidente del gobierno durante un pequeño periodo. Como dato anecdótico, la reina lo apreciaba mucho, y por su gran oratoria, decidió conservar su lengua en formol (curiosamente murió precisamente de cáncer de lengua).

También disfrutamos con el belén que la asociación belenista ha expuesto en el teatro, inspirados en la música (Curro Vargas, La Tempestad, Circe, El Rey que rabió, La Bruja, La patria chica, la revoltosa…).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Finalmente, acabamos nuestra visita con el privilegio de entrar en la caja negra del Teatro, imprescindible para el funcionamiento de un Teatro.

Anuncios